Cultura milenaria junto al Mar Mediterráneo

El aceite de oliva refleja el desarrollo de nuestra civilización; historia, cultura y agricultura aunadas en un producto único que habla de las civilizaciones que se asentaron en el Mediterráneo.

El cultivo de olivos llegó a nuestros territorios gracias a griegos y fenicios, pero hasta el 206 a.C. con la ocupación romana, no empieza a cobrar importancia.

Durante esta ocupación, se intensificó el cultivo alrededor del trazado de la conocida Vía Augusta, cuyo recorrido pasa por Sant Jordi.

Esta es una de las causas por las que encontramos en la zona de El Baix Maestrat la mayor concentración de olivos milenarios a nivel mundial.

La comarca del Maestrat es la zona donde se halla la mayor concentración de olivos milenarios del mundo.

Los ejemplares más longevos cuentan con troncos de diámetros superiores a los 10 metros y copas de una superficie de más de 30 metros.

Gracias a la población local ha sido posible preservar estos ejemplares que en muchos casos datan de la época romana.

La tradición en esta zona ha pasado de padres a hijos durante generaciones, y es así como, tanto los olivos, como los procesos de elaboración artesanal del aceite de oliva han conseguido sobrevivir hasta nuestros días.

Los métodos que utilizamos actualmente rinden homenaje a esta historia y territorio milenarios preservando la máxima calidad, sin perder su espíritu artesanal.

Los primeros métodos de extracción utilizados están fechados en el 5.000 a.C.

El proceso original consiste en utilizar morteros de piedra, donde las aceitunas se convierten en pasta, y posteriormente se almacenan en recipientes hechos a base de rama de aceituna entrelazadas y prensas de piedra.

Nuestro aceite, Radix Nostra Milenaria, se extrae de olivos milenarios de la variedad Farga, repartidos por los campos del norte de Castellón en pueblos como Sant Jordi, Canet Lo Roig, Traiguera y La Jana, que comparten esta dedicación y tradición a lo largo del tiempo.

Radix Nostra Milenaria

Radix Nostra Nana

Licor de Algarroba